Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Cómo trabaja una inmobiliaria ética

“La responsabilidad social empresarial ha recibido, hasta el momento, escasa consideración por gran parte de las empresas del sector inmobiliario. Es conveniente revertir esta tendencia para asegurar el cumplimiento de la función social del sector”, escribía en plena burbuja inmobiliaria Eva Ramos, de la Fundación Ecología y Desarrollo, en un dossier de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASPRIMA).

sada

Desde Bilbao, Etikalia propone una transformación de la actividad inmobiliaria

Hoy, el 62% de los clientes sitúan la “honestidad y confianza” como uno de los aspectos básicos que piden a los agentes inmobiliarios, solo por detrás de “unos honorarios razonables” (66%), según un estudio presentado en la feria sectorial Inmociónate.

El trabajo reconoce una “mala imagen general” de la actividad de intermediación inmobiliaria, donde la toma de conciencia está a la orden del día: “Nuestro sector debe acercarse a la sociedad y volver a poner a la persona como centro de nuestra actividad”, afirma Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de ASPRIMA, que acaba de lanzar una campaña de mejora reputacional.

Entre tanto, surgen iniciativas innovadoras como Etikalia, una agencia inmobiliaria que defiende poner el foco en los valores humanos.


La idea de una inmobiliaria ética

“Más de una década gestionando programas públicos de alquiler social para el gobierno vasco, muchas conversaciones y un curso de emprendimiento social inspiraron el concepto de inmobiliaria ética”, nos explica su impulsor Roberto Cacho cuando le preguntamos cómo surgió Etikalia, que trabaja con Triodos Bank.

Entre las diferencias centrales, la propuesta rechaza de forma explícita “participar en operaciones especulativas”, se centra en “impulsar la utilización del parque de viviendas construido, con menor necesidad de construcción y evitando impacto ambiental” o se distancia de “operaciones en las que se busque el fraude fiscal o de ayudas sociales”.

De cara a los arrendadores e inquilinos, Cacho asegura que la clave es “promover relaciones de igual a igual” y el compromiso de intervención más allá de la firma del contrato, porque “en un alquiler convencional, sin intervención profesional, una pequeña incidencia mal gestionada puede convertirse en un problema grave”. Como otros aspectos diferenciales, la agencia también se compromete a tener en cuenta la situación económica de los arrendatarios, con la posibilidad de suprimir barreras en el acceso al alquiler como avales o garantías adicionales.

Vivienda, de derecho a realidad

asdasda

Firma de alquiler con Asociación Provivienda

Con otro modelo, la Asociación Provivienda surgió desde Madrid para ayudar especialmente a colectivos con dificultades para acceder a ella. Con más de 100.000 personas alojadas en sus dos décadas de vida, abre un nuevo camino para convertir un derecho en realidad: “Intentamos ser una entidad innovadora en un ámbito poco frecuente para las ONG, como es la vivienda social”, explica Esther del Pozo, su responsable.

La organización, que cuenta con financiación de banca ética, media entre propietarios e inquilinos y ha desarrollado programas sociales de éxito que, posteriormente, han acabado “convirtiéndose en políticas públicas de vivienda”.

Señales de cambio en el sector

Mientras estas iniciativas con valor social añadido avanzan, sus colegas del sector también demandan cambios relevantes.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España (API), se pide regular de forma “urgente” la actividad. “Ganaríamos todos: mayor transparencia e información a los ciudadanos, mayor seguridad precontractual, y mejora de la imagen de los agentes inmobiliarios, dignificando además nuestra actividad. Se reduciría la litigiosidad, se recaudaría más fiscalmente y se evitaría la publicidad engañosa”, explica Diego Galiano, presidente de la entidad.

API muestra preocupación porque, desde su punto de vista, ante el cambio de ciclo del sector, vuelven a operar multitud de corredores “sin control”. Es prioritario “evitar los errores del pasado”, declaran desde la agrupación andaluza de API, que lamenta que España sea “el único país de la UE sin una normativa reguladora de intermediación inmobiliaria”.

asdas

Obra de arte urbano en un solar abandonado | Imagen de Dornob

La autocrítica y los propósitos de mejora marcan un aparente cambio. “En comparación con el ámbito de la empresa y el management, la investigación y la literatura sobre el sector inmobiliario en un contexto ético está en una etapa muy temprana de desarrollo“, escribía en los años 90 Stephen E. Roulac, profesional y autor de Ética en el sector inmobiliario, uno de los trabajos pioneros al respecto.

En este sector clave, ¿también está plantada ya la semilla del cambio?


Más aportaciones por una vivienda con valores

Opciones de financiación innovadoras, como la Hipoteca Triodos, buscan incentivar la sostenibilidad en los hogares y la inclusión de la vivienda en el concepto de consumo responsable. Esta hipoteca es la primera que reduce el tipo de interés de las viviendas en función de su nivel de eficiencia energética (A-G).


¿Qué opina sobre "Cómo trabaja una inmobiliaria ética"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Petru Hace 1 año

si he llamado por la necesidad de alquilar una habitacion o piso y no me quieren ajudar en nada , me pide aval diciendole que cobro RGI, de que me estas hablando esto es ETIKA???

Nidia Hace 4 meses

Excelente perspectiva. Es una actividad que se debe humanizar.