Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Historias de nuestros migrantes contadas a través del móvil

Ahora son abuelos, pero un día también tuvieron la misma edad del nieto que hoy les pregunta cómo llegaron a Bizkaia. Son vizcaínos de adopción, personas que un día tuvieron que abandonar sus hogares para subirse al tren de la industrialización con parada obligatoria en esta tierra vasca.

Moviltik - Triodos Bank

Hoy la Ría del Nervión sigue abriéndose paso entre aquella misma tierra que sigue dividida a izquierda y derecha por el efluvio que tiene mucho que contar. Casi tanto como los protagonistas del proyecto “Crónicas Migrantes: La memoria cultural de las migraciones en la Margen Izquierda” impulsado por la Asociación Moviltik. Es una iniciativa que pretende, a través de la tecnología digital, ser la memoria de los que entre los años 50 y 70 del siglo XX llegaron a la Margen Izquierda, comarca vizcaína conformada hoy en día por Barakaldo, Sestao, Portugalete y Santurtzi, en busca de un futuro.


“Del silencio de mi pueblo vengo aquí, me meto en una empresa de calderería donde se hacen las piezas a golpes y el ruido es ensordecedor”. Así recuerda su llegada uno de los participantes del documental “Crónicas Migrantes” de Rut Briones. Esta pieza es una de las partes del conjunto del proyecto que, tal y como describe su director, José Luis Roncero, “pretende convertirse en el archivo de la memoria de los intercambios culturales provocados por los movimientos migratorios en Euskadi”.

Atrás dejaron los protagonistas de aquella época sus Galicia, Castilla y León, Extremadura o Andalucía natales donde “había gente, había vida, pero no había futuro”, según uno de los testimonios recogidos. Hoy, por iniciativa de la Asociación Moviltik, podemos conocer en primera persona la historia que encierra cada una de esas vidas desplazadas.

Una pequeña clase de Historia

En la página web de “Crónicas Migrantes” se alojan más de un centenar de testimonios a través de documentos, recuerdos, fotografía y mapas. “Estos testimonios nos dan una idea del tejido social y cultural de una de las épocas más interesantes del siglo pasado”, sostiene Raquel Durán, responsable de Proyectos de la entidad.

Moviltik - Triodos BankY es que en gran parte, el sudor de todos estos migrantes hizo de la época una próspera etapa para aquella comarca aledaña a Bilbao, gracias a su trabajo en los Altos Hornos de Bizkaia. Fue esta población precisamente la que construyó un mapa de evolución y dio lugar al cambio y reconfiguración social que experimentaron las sociedades de acogida. Ahora Moviltik, que ha contado con el apoyo financiero de Triodos Bank, ha querido ser el pedagogo de este acontecimiento inmortalizado gracias a las nuevas tecnologías.

Móviles para el cambio

La Asociación Cultural Moviltik nació con el deseo de promover y desarrollar sus proyectos sociales, culturales y educativos a través de las nuevas tecnologías. “Es un proyecto innovador de experimentación entre varias disciplinas y de validación de un nuevo modelo orientado a la generación de nuevas oportunidades económicas”, indica Roncero.

“Para llevar a cabo el proyecto se realizaron talleres de capacitación digital durante varios meses”, explica por su parte Durán, quien ha estado al frente de la iniciativa en su día a día. “En esos talleres se enseñó a los protagonistas a utilizar sus teléfonos móviles para narrar su historia y la de sus vecinos”, añade.

En concreto, para Crónicas Migrantes se ha utilizado “una metodología basada en la comunicación horizontal y en conceptos como el periodismo ciudadano y la web 2.0”. De hecho, Moviltik trabaja para “mitigar la falta de capacidades mediáticas tecnológicas entre la ciudadanía y los profesionales del ámbito cultural y social”.

Moviltik - Triodos Bank

En el proceso Moviltik se ha han apoyado en distintos tutoriales para la creación de contenidos digitales y el uso de plataformas y redes sociales para la difusión de todo aquello que han construido. Su nombre ya es el indicador de su apuesta: “Los actuales dispositivos móviles no solo facilitan la comunicación, sino que, por su portabilidad, manejabilidad e inmediatez se convierten en la herramienta perfecta capaz de registrar cualquier acción, además de facilitar la realización de entrevistas de manera mucho más natural”.

Aprender haciendo

Moviltik ha empleado la metodología learning by doing, que hace de la teoría y la práctica una tarea simultánea. Algo parecido les ocurrió a aquellos jóvenes que se iniciaban en los Altos Hornos, puestos a trabajar con una formación relámpago. En su testimonio en forma de documental lo ratifican María Eugenia Ruiz Buñuelos, Fidel Diego Recio, Segundo Calleja Macho, Miguel Mata González, Esperanza de la Mano Ramos y Félix Gil Salabarria, las personas elegidas para ponerle voz a la memoria.

El buen hacer de los vizcaínos que acogieron a los recién llegados incluso en sus casas queda patente en la iniciativa. “Es un choque importante, pero te adaptas porque la gente es solidaria”, dice uno de los seis protagonistas en el documental mientras hay quien recuerda que “las puertas de las casas estaban abiertas a todo el mundo”.

Ahora el proyecto tiene una segunda fase en la que sus promotores quieren compartir los resultados que han obtenido. Esto desembocará en la creación de rutas y recorridos para poner en valor el patrimonio industrial a través de la historia personal de sus protagonistas.


¿Qué opina sobre "Historias de nuestros migrantes contadas a través del móvil"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Historias contadas a través del móvil | Huellas del pasado. Voces, imágenes y palabras Hace 4 años

[…] Ahora son abuelos, pero un día también tuvieron la misma edad del nieto que hoy les pregunta cómo llegaron a Bizkaia. Son vizcaínos de adopción, personas que un día tuvieron que abandonar sus hogares para subirse al tren de la industrialización con parada obligatoria en esta tierra vasca (seguir leyendo…) […]