Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

La joya histórica que mejora la vida de personas con discapacidad intelectual

Este es el singular hogar de 50 personas y el espacio de visita y actividades para el provecho de 20 más.

Fundació Privada Rosella

Convento de Miralles (s.XII), hoy centro de Fundació Privada Rosella

Declarado Bien de Interés Cultural, como monumento histórico medieval en el que destacan sus pinturas murales, en este convento de Castellví de Rosanes (Barcelona) se conserva la huella de los siglos y hoy personas con discapacidad intelectual disfrutan de su tiempo con calidad de vida.

Ahora aquí hay usuarios de hasta 70 años, cuando antes estas personas solían tener una esperanza de vida de 30 o 40”, explica Joan Carles Piquet, gerente de Fundació Privada Rosella, que lo atribuye a la mayor atención que se presta ahora a las personas con discapacidad intelectual.


La entidad, que cuenta con Triodos Bank como socio financiero para su actividad y recientemente también para adquirir el espacio, celebra ahora su 50º aniversario. Desde 1987, trabajan en este emplazamiento particular, al que se trasladaron desde Barcelona. Esto permitió ampliar y transformar los servicios de la escuela de educación especial que habían fundado en la capital catalana los padres de Piquet, en un momento donde “se escondía” a muchas personas por su diferencia.

“Antes, la sociedad escondía a las personas con discapacidad intelectual por su diferencia”

Tras adecuar las instalaciones del convento, estuvieron entre los primeros en ofrecer atención profesional a personas con discapacidad intelectual durante todas las fases de la vida.

¿Personas con los mismos derechos?

Se calcula que un 1% de la población española tiene una discapacidad intelectual, según Plena inclusión, entidad que agrupa a 900 asociaciones en el país dedicadas a estas personas.

Hace solo una década, Naciones Unidas observó la necesidad de crear una Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, que incluye a este colectivo. “¿Por qué necesitamos una convención especial? En un mundo perfecto, los derechos enumerados en la Declaración Universal de Derechos Humanos serían suficientes para proteger a todos”, enunció la organización, reconociendo que la realidad no siempre se corresponde con ello.

Rosella: una experiencia por una vida digna y activa

Las circunstancias de cada persona con discapacidad intelectual y su entorno son muy diversas. ¿No pueden seguir viviendo con sus familias?, preguntamos al responsable de Rosella sobre la cincuentena de residentes en el centro, derivados a través de la Generalitat. “Sus padres se hacen mayores o los hermanos crean su propia familia y a veces no se puede mantener la misma situación”, nos explica.

Encuentros Rosella

Excursión y encuentro social en Rosella

En el centro, los residentes y el resto de usuarios están acompañados de un equipo multidisciplinar propio en los ámbitos sanitario, laboral y social que contribuye a desarrollar sus capacidades. Aprenden en espacios como el huerto y a través de la formación ocupacional en restauración de muebles o elaboración de artesanía.

También se organizan numerosas excursiones y actividades de participación en la vida social. Por ejemplo, un momento especial se vivió en 2016 con la llegada desde Río de Janeiro a Castellví de la nadadora paralímpica Núria Marqués, ganadora de un oro y oriunda del pueblo, a quien se dio la bienvenida en el municipio con carteles realizados por los usuarios.

El ocio, la relajación y el bienestar, con servicios como la fisioterapia o los ofrecidos en la sala de estimulación sensorial, son esenciales. “Hay que tener en cuenta que algunos de estos chicos no se relajan nunca y esto se puede notar en la salud a lo largo de la vida”, explican desde la entidad.

Un apoyo para los profesionales

Triodos Bank, que desde 1980 se diferencia como entidad bancaria por su dedicación a financiar actividades con impacto positivo, destina casi el 25% de su crédito al sector social. En este ámbito, el banco cuenta con una trayectoria significativa en el sector de la discapacidad.

En el ámbito concreto de la discapacidad intelectual, la entidad trabaja con numerosas organizaciones de toda España, como por ejemplo la Fundación Aprocor en Galicia o la Fundación Carlos Martín en Madrid.

Triodos Bank destina casi el 25% de su financiación al sector social

Con el apoyo de las personas que confían en Triodos Bank como banco, es posible seguir acercándose a la igualdad real. “Cuando haces una actividad con los usuarios, la gente a veces les sigue mirando con cara de qué tío más raro o cómo me mira, pero ellos son personas con los mismos derechos y las mismas ganas de vivir que cualquier otro”, comparten desde Fundació Rosella.


Más información

+ Misión social y servicios de Triodos Bank

+ Discapacidad y banca ética