Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Día de los Bosques: cuatro sorpresas valiosas en un paseo entre árboles

Este es un paseo diferente para descubrir, en el Día Internacional de los Bosques, iniciativas de especial valor en estos ecosistemas.

Bosquescuela

Colegio Bosquescuela

Nos adentraremos en posibilidades poco conocidas de nuestros bosques, con organizaciones que trabajan con Triodos Bank. 


1. Una clase en el bosque

“El bosque tiene tres funciones: ecológica, productiva y social”, explican en la web divulgativa Bosquevivo, promovida por la organización de gestión forestal sostenible CESEFOR.

En plena sierra de Guadarrama, en Cerceda (Madrid), comprobamos su dimensión social oyendo a las alumnas y alumnos de BosquescuelaPasan la mayor parte del tiempo al aire libre, aprendiendo a leer y escribir o matemáticas con materiales naturales y tiempos amplios de juego. También cuentan con una cabaña bioclimática de madera como punto de reunión.

Esta escuela con financiación de Triodos Bank inició su trabajo en 2015. Pero su innovador modelo educativo cuenta con una presencia más consolidada en países como Dinamarca, Canadá o Alemania. Según Philip Bruchner, director del colegio, en el bosque los niños crecen “motivados por aprender, con capacidad para comunicarse eficazmente, creativos, imaginativos, sanos física y mentalmente, capaces de asumir riesgos y conscientes de sus capacidades y límites”.

2. Noche de murciélagos

La noche despierta la actividad de una parte importante de la fauna de los bosques, que acogen el 80% de las especies animales y vegetales del mundo, según Naciones Unidas.

murciélago

El murciélago de bosque, con presencia en Galicia (Foto: C. Robiller / Naturlichter.de, CC BY SA 3.0)

Con actividades como las “noches de murciélagos”, extendidas a nivel global y que organizan entidades como la gallega Asociación Drosera, se preparan cajas-refugio, se realizan observaciones para todos los públicos y se conoce su valor ambiental… alejado de las leyendas negras. “Solo hay tres especies de murciélagos en el mundo que se alimenten de sangre y las tres habitan en zonas tropicales de América”, explican desde Drosera.

Relativamente cerca, en la región portuguesa de Tras-os-Montes, un proyecto ambiental está distribuyendo murciélagos en propiedades agrícolas para el control biológico de diversas plagas de insectos, cambiando la reputación de estos animales.

3. Cuidado y “consumo responsable de bosque”

Si seguimos andando por el bosque, es probable que acabemos encontrándonos con personas que cuidan de él. Como los miembros de la Asociación Cultural para la Recuperación del Bosque (ACREBO), constituida en los años 90 por ciudadanos preocupados por el futuro de sus bosques y que realiza actuaciones de limpieza y vigilancia.

“En total, los bosques almacenan tanto carbono como la atmósfera”, recuerdan desde ACREBO con motivo del día internacional, subrayando su papel esencial para luchar contra el cambio climático.

Además de acercarnos al bosque para conocerlo mejor, también podemos hacer mucho por su conservación y gestión sostenible como consumidores.

Por ejemplo, asegurándonos de que los productos de papel y madera que compramos llevan certificado FSC, que asegura que no proceden de explotaciones de tala ilegal y sí de bosques con altos estándares de gestión sostenible, para no comprometer su futuro.

4. Un lugar sin límites

Las personas que van a caminar por el bosque saben que no solo nos conviene cuidarlos por ser fuente de biodiversidad y equilibrio ambiental. Es algo que se respira en lugares como la casa rural alavesa Guikuri, un caserío del siglo XIX a las puertas del Parque Natural del Gorbea. Su entorno, donde practicar senderismo, bicicleta de montaña o rutas a caballo, es un ejemplo más de como los bosques mejoran nuestra calidad de vida.

PlántateConvencidos de ello, desde el centro especial de empleo Plántate, en Gran Canaria, promueven por su parte el senderismo sin barreras. Con sillas Joëllete, adaptadas a terreno accidentado, no hay camino inaccesible para las personas con discapacidad que disfrutan de esta experiencia.

El próximo mayo, para dar más visibilidad a esta opción participarán en el campeonato mundial de Joëllete, en Francia, al que ya se han apuntado junto a una cincuentena de equipos, nos explican.

Proteger el bosque como cliente de banca ética

Sabemos que 1.600 millones de personas en el planeta dependen de los bosques para vivir. Es así por sus ricos recursos naturales, la actividad económica que generan en ellos o por tratarse de su hogar, como ocurre en muchas culturas indígenas.

¿Más razones por las que merezca la pena no olvidarse de nuestros bosques?

+ Conozca cómo protegen la naturaleza los clientes de Triodos Bank