Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Tres respuestas para rebatir que “la ecología es cosa de ricos”

“Esto de la ecología es cosa de ricos” es una expresión familiar para los oídos de muchos. Al hablar de medio ambiente, las personas que sí creen que debemos cuidar juntos de nuestro hogar común no tardan en escucharla.

clientes de Triodos Bank

Visita de clientes de Triodos Bank a Viña Zangarrón, un viñedo ecológico

Quizá se sientan identificados quienes han decidido dar un paso adelante, por ejemplo, como clientes, inversores o empleados de Triodos Bank. No son pocos los debates que nacen de compartir que este banco otorga una parte sustancial de su crédito a actividades medioambientales (37% del total), con la misión de beneficiar a toda la sociedad.

Compartimos 3 ideas básicas para rebatir que la ecología es un capricho de unos pocos, porque es vital sumar esfuerzos por el futuro de todos. También analizamos a quién beneficia más cuidar del entorno y si los tópicos sobre quién se preocupa más por ello son ciertos.


Cambio climático: peor para los que menos tienen

No solo en los países con menos recursos afecta el cambio climático más a los pobres, por ejemplo tras un desastre natural.

En países como el nuestro, el riesgo sanitario por temperaturas extremas es superior para las personas mayores con pocos medios, que no cuenten con una atención adecuada, como destaca un informe de Naciones Unidas. Es solo un ejemplo de cómo “las personas marginalizadas social, económica, cultural o institucionalmente son especialmente vulnerables al cambio climático”, según concluye la organización.

Si no se actúa de forma eficaz, la acción del calentamiento global sobre la agricultura incrementará los precios de los alimentosconsidera el Banco Mundial, que incide en el efecto superior de ello sobre las economías modestas. Y tampoco en esto hay fronteras para el cambio.

“Las personas marginalizadas social, económica, cultural, política o institucionalmente son especialmente vulnerables al cambio climático”

Naciones Unidas

Incluso algunos países ricos con sistemas agrícolas avanzados pueden empezar a padecer”, en un escenario probable como la subida media de más de 2 grados en las temperaturas, abunda Michael Oppenheimer, profesor de Geociencias de la Universidad de Princeton.

Ante todo ello, Peter Blom, director ejecutivo de Triodos Bank, cree que es hora de abrir los ojos: “Se asocia a la élite la lucha contra el cambio climático y por la sostenibilidad, cuando es algo que afecta a cada ser humano”. Además, “no se puede hablar de economía sin ecología, y las hemos separado”, opina.

2. El consumo sostenible es para todos…

Nos lo dice el propio saber popular, nacido de la experiencia. Expresiones como “lo barato sale caro” o que “los pobres no se pueden permitir el lujo de comprar barato” son hoy más vigentes que nunca.

Esto se traduce, por ejemplo, en que para las economías más humildes representa más el ahorro conseguido con una iluminación o electrodomésticos eficientes, aunque requieran una inversión algo superior de inicio, que para economías más desahogadas.

Realidades como la pobreza energética permiten visualizar la unión entre lo social y lo ambiental

Con bienes como la ropa o el calzado, el consumo responsable, de calidad y con criterios sostenibles también acaba beneficiando al bolsillo, gracias a la mayor durabilidad. O usar el transporte público es más económico, además de sostenible, que mantener un vehículo propio.

Realidades tan actuales como la pobreza energética permiten visualizar la unión entre lo social y lo ambiental. La construcción, compra o rehabilitación de viviendas con criterios de sostenibilidad -con financiación para construcción sostenible o mediante la Hipoteca Triodos, que premia la eficiencia energética- tiene el potencial de mejorar las condiciones económicas actuales y futuras de muchas familias.

3. Cuidar del entorno genera empleo y bienestar

Sin un entorno saludable, parece complicado atraer a visitantes que quieran pasar su tiempo libre en él, así como generar oportunidades de empleo y mantener la vida en muchas zonas rurales.

Otro ejemplo del vínculo entre actividad sostenible y empleo es que muchos pequeños agricultores han reconvertido su actividad en ecológica para sobrevivir. Así, ofrecen beneficios para el entorno y el consumidor y obtienen un mayor valor añadido.

Los escolares de centros con más zonas verdes próximas muestran una mejor capacidad de concentración, según un estudio del CREAL

Más allá de la economía, la restauración ambiental y paisajística de entornos como ríos o rieras urbanos supone sencillamente una mejora de la calidad de vida de todos.

E incluso algunos estudios miden el efecto positivo que tienen en las personas los entornos con mayor calidad ambiental. Un estudio del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) en Barcelona concluye que los escolares de centros con más zonas verdes próximas -no situados necesariamente en las áreas con mayor renta- manifiestan una mejor capacidad de concentración.

Por su parte, otro trabajo del ámbito de la salud ambiental, realizado durante 11 años en Canadá, concluye que las personas que viven muy cerca de una carretera transitada tendrían un riesgo mayor de demencia, a causa de la contaminación.

¿Está la renta reñida con el ecologismo?

Si existe algún perfil que presta más atención a la ecología, quizá no es el esperado. En EE.UU., por ejemplo, mayor renta no quiere decir mayor preocupación por el cambio climático, sino al revés:

In U.S., the Lower Income, Women and Young Are More Concerned about Climate Change

Por encima de los 50.000 dólares de renta anual, el 41% considera el cambio climático como un problema relevante, frente al 49% de los que cobran menos

Tal vez, ya sería hora de olvidarse de los tópicos.

Los clientes de Triodos Bank, más de 600.000 personas y organizaciones en Europa, con una gran diversidad en todos los aspectos, son un ejemplo particular del compromiso compartido de actuar por una causa común.

Lo hacen, entre otros, al elegir y utilizar los servicios de la banca con valores, facilitando la financiación de iniciativas que protegen el medio. Del mismo modo, cualquier persona, en su día a día, en cada conversación y gesto ciudadano, puede decidir ser parte activa de una sociedad mejor.


+ Nuestro trabajo con empresas y entidades sociales, culturales y ambientales

+ Tres razones que hacen a Triodos Bank diferente