Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Aprender qué hacen con nuestro dinero… desde pequeños

Si es cierto que el dinero es básico para vivir y además mueve el mundo, mejorando o empeorando la sociedad según lo utilicemos, ¿por qué no aprenderlo desde pequeños?

educación financiera

Ilustración del libro-juego infantil “Mi dinero y yo”

Para contribuir a ello, en esta entrada compartimos juegos y formas reales de enseñarles cómo utilizar su dinero para prevenir futuros sobresaltos. Y también, para que puedan aprender desde una edad temprana qué pasa con el dinero cuando, por ejemplo, lo llevamos al banco.

Con conocimiento, ¿será más fácil que puedan ser protagonistas y no solo meros espectadores en el mundo de mañana?


1. Aprender qué hacer con el dinero para prevenir sustos

“Todos los días Daniel y su mejor amiga, Lucía, van juntos al colegio. Sus padres van a trabajar. Gracias al dinero que reciben de su empresa por su trabajo, pueden comprar a Daniel y Lucía unas zapatillas nuevas”. Es un fragmento del libro-juego “Mi dinero y yo”, que incluye actividades y dibujos para colorear que permiten entender mejor a los niños el esfuerzo que cuesta ganarse la vida y cómo utilizar el dinero de forma responsable desde muy temprano, por ejemplo al ir a comprar chucherías.

La iniciativa forma parte de Finanzas para todos, un programa del Banco de España para fomentar la educación financiera para pequeños y también mayores. En esta línea, desde 2010 400 centros escolares en España imparten contenidos de educación financiera, en este caso con programas del Ministerio de Educación y siguiendo la estela de países donde esta temática ya se ha incluido en el currículo ordinario de todos los alumnos.

“La educación financiera es cosa de niños” y una oportunidad para toda la sociedad, concluye un reciente reportaje de El País sobre las iniciativas en la escuela. “La capacidad de aprendizaje de los jóvenes es mayor y su exposición a creencias erróneas y hábitos poco adecuados, muy comunes en muchos adultos en este ámbito, son menores; por otra parte, los jóvenes de hoy son los consumidores de productos y servicios financieros de mañana”, explica el actual plan estatal de educación financiera.

2. Aprender qué hacen con nuestro dinero en el banco

“Nunca es pronto para comenzar con su educación financiera”, explican también desde la web Peque Ahorro, especializada en opciones de ocio para niños y otras temáticas vinculadas con la infancia, donde van más allá. Como opción de la vida real para que los niños empiecen a aprender a ahorrar de forma responsable, proponen la Cuenta Infantil Triodos.

Uno de los factores diferenciales de la banca ética es la posibilidad de saber adonde va el dinero que depositamos en el banco, con la oportunidad de evitar desde edades tempranas el mito de que el dinero queda inmovilizado en una entidad, y la posibilidad de ver, en este caso, que sirve para fomentar iniciativas con valor social y medioambiental. Igualmente, la posibilidad que ofrece Triodos Bank de realizar una donación de intereses a una ONG desde cualquier cuenta, también la Infantil, permite  “enseñar de forma práctica el concepto de solidaridad”, como destaca la web infantil.

ethica

El juego Ethica

Educación financiera ética

Por otro lado, existen iniciativas lúdicas que inciden en la educación financiera desde la perspectiva de las finanzas éticas. Es el caso del juego de mesa Ethica, que facilita “explorar el impacto social y ambiental de las actividades bancarias, las inversiones y los negocios, y aprender a tomar decisiones más responsables y éticas en cuanto a la gestión del dinero”, como explican sus promotores.

Por su mayor complejidad, se trata de un juego para todas las edades a partir de los 15 años, por lo que algunos centros escolares lo han adoptado como herramienta didáctica en secundaria.


Con la mejor intención y para facilitarles la vida, a veces apartamos a los más pequeños de temas aparentemente “de mayores” como el dinero. Pero, ¿a qué coste? ¿No es mejor empezar a aprender desde pequeños?


¿Qué opina sobre "Aprender qué hacen con nuestro dinero… desde pequeños"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Xavi Hace 3 años

Me acuerdo de que cuando era pequeño mis padres se quedaban sin dinero y les decía, ¿por qué no vais al cajero y sacáis más? Todavía nos reímos con eso, pero sobre todo me parece muy oportuno aprovechar la curiosidad insaciable de los niños para enseñarles pronto, sin agobiarlos y por qué no con juegos, qué pasa con el dinero de detrás de la pared del banco…

vicente Hace 3 años

Siempre educar es esencial.Por ejemplo: en muchos ocasiones los padres sienten la presión de gastar, porque los hijos tengan lo que los demás niños tienen y aveces, ni es recomendable, ni necesario.Por lo tanto hay que trasmitir valores y saber decir no.Me parece muy bien educar a los niños con el uso del dinero, ya que los padres no estamos siendo muy buen ejemplo.Felicidades por el articulo.

OKONOMIA tras tres años | @escuelaOKONOMIA Hace 2 años

[…] educación financiera es muy necesaria y debería abordarse desde la escuela. Afirmación que está muy lejos de […]