Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Hay huertos que cambian vidas… y un premio que cambia huertos

Hasta el 15 de julio pueden presentarse candidaturas a la nueva convocatoria del Premio Huertos Educativos Ecológicos.

IES Murube Sevilla

Echamos la vista atrás para conocer lo más destacado de los 3 primeros premios de la edición 2016 y el impulso que supuso para los proyectos ganadores este reconocimiento.


“Hicimos de nuestra localidad un lugar mejor”

5 de la tarde, salida del cole:

-¡Mamá, que voy a ver el huerto! –dice Alba. Los padres se sorprenden cuando, al acabar a escuela, los niños desean seguir aprendiendo en el huerto. Y esto no es un hecho aislado.

Esta escena real del huerto educativo del Colegio Rural Agrupado L’Albada (La Almolda, Zaragoza), ganador del primer premio en Educación Primaria, resume el entusiasmo que ha generado la iniciativa.

“El premio supuso mucho para la localidad de La Almolda”

Más allá de los alumnos, maestros y familias, la iniciativa ha involucrado al pueblo de la Almolda. Por ejemplo, las granjas y el bar de la localidad suministraron posos de café y té para el huerto, el herrero del pueblo ayudó reparando utensilios y el ayuntamiento colaboró con el proyecto.

Por parte de los profesores, la creatividad estuvo presente desde la primera unidad didáctica, con el visionado de la película Marte, para animar a la reflexión sobre el cultivo de nuestros alimentos.

Cristina Abad García, la profesora que presentó el proyecto al Premio, opina que la iniciativa “contribuyó a preparar a los alumnos para la vida, a desarrollar hábitos de trabajo en equipo, a ser tolerantes y a entender que todas las personas tienen distintas habilidades pero todas son importantes y tienen cosas que aportar”. Según su experiencia, “con la ayuda de todos, cuidamos de nuestro entorno e hicimos de nuestra localidad un lugar mejor. El premio supuso mucho para la localidad de La Almolda”.

+ Memoria del proyecto del CRA L’Albada

“Reconocimiento para los alumnos y para su barrio”

El Huerto Murube nació como una solución. Profesores del IES Joaquín Romero Murube (Sevilla) quisieron darle la vuelta a la situación precaria que viven muchas familias de sus alumnos, en el barrio del Polígono Sur. Así, dieron vida a un terreno de que disponía el centro y que estaba sin aprovechar. Y afrontaron realidades como la de un alumnado absentista intermitente en un 80%, hasta ese momento.

El proyecto ha conseguido reducir el absentismo. También permite, entre otros, que las familias de bajos ingresos que se hacen cargo de los huertos puedan disfrutar en casa de sus alimentos. Además, con la participación de un total de 300 alumnos, “es hoy una herramienta educativa de referencia para todos los departamentos” y cuyo desarrollo se puede seguir en un blog propio.

El proyecto ha conseguido reducir el absentismo

“Ganar el premio supuso para nosotros no solo una ayuda económica que le ha dado estabilidad y seguridad al proyecto, sino también un reconocimiento a la labor del profesorado. Y, sobre todo, una motivación para nuestro alumnado en general y para los alumnos que fueron a recoger el premio en particular”, nos explica la profesora Gloria Rodríguez Cano.

“Aún se acuerdan del viaje a Madrid… porque ellos no tienen muchas oportunidades de viajar. Y menos de que se les reconozca tan positivamente su trabajo y su barrio que, por lo general, sale en los medios por noticias negativas”.

Además, el importe del premio ha servido, entre otros, para ampliar la superficie de huertos familiares, renovar herramientas y construir un jardín de aromáticas. “En definitiva, hemos avanzado en un proyecto de Educación Ambiental que genera un espacio de convivencia y tranquilidad para una población muy excluida, que hace del Huerto del Murube un proyecto propio que cuidar, donde aprender unos de otros y donde ser ejemplo para todo el barrio”, concluye Rodríguez Cano.

+ Memoria del proyecto del IES Joaquín Romero Murube

“Contribuimos a activar la economía social sostenible”

El cultivo ecológico y las cocinas de Fundació Cassià Just en Sant Boi de Llobregat (Barcelona) forman parte de un amplio proyecto de acción social con vida desde 1994. Su impacto positivo le valió el primer galardón en la categoría de Agricultura Social del Premio Huertos Educativos Ecológicos.

Esta fundación, que ofrece servicios de restauración social y sostenible a través de la marca Cuina Justa (cocina justa), fue creada por un grupo de profesionales de la salud mental, trabajo social y educación ante las dificultades de jóvenes con problemáticas educativas o de salud mental para acceder al mundo laboral.

Integración social y recuperación del patrimonio natural y cultural en una sola iniciativa

“El trabajo no puede ser solo una manera de subsistir, apostamos por él como fuente de dignidad y de crecimiento”, explican desde la entidad, que busca “contribuir a activar la economía social sostenible”.

El reconocimiento puso en valor, en especial, cómo han recuperado el campo agrícola y masía de Can Tudela, espacio con valor natural y cultural en el Parque Natural del Delta del Llobregat, y lo han puesto al servicio de la integración social.

A través de ello, han “consolidado oportunidades de formación especializada y laborales para más de una treintena de personas”.

Anna Arrèbola, de Cuina Justa, explica que “el premio ha facilitado dar más movimiento al encuentro entre la agricultura ecológica y la salud mental y, sobre todo, ha ayudado a generar dinámicas de pertinencia más potentes entre el equipo de trabajo“, incluidos los responsables y técnicos que hacen posible la iniciativa.

+ Memoria del proyecto de Fundació Cassià Just – Cuina Justa

+ Más info para participar en el Premio Huertos Educativos Ecológicos 2017


¿Qué opina sobre "Hay huertos que cambian vidas… y un premio que cambia huertos"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Nima Hace 6 meses

Iniciativas así son maravillosas y contrastan con la realidad intolerante y egoista por parte de dirigentes, formas de dirigir y conjunto ciudadano

Mary Carmen Lopez Lopez Hace 6 meses

Una idea genial que seria muy interesante copiar en otras Provincias, hacernos mas cívicos a ver si así aprenden algo nuestros gobernantes

María Valenzuela Hace 6 meses

Es muy positivo. Hay que apoyar mucho más iniciativas así