Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Si somos usuarios asiduos de teléfonos móviles, ver el documental Sangre en el móvil puede resultarnos, como mínimo, incómodo. Según este conocido trabajo, buena parte de los minerales utilizados para producir nuestros terminales procede de minas situadas en la República Democrática del Congo y conectadas con grupos armados que las utilizan para financiar una cruenta guerra. “En los últimos 15 años ha costado las vidas de más de 5 millones de personas y la violación de 300.000 mujeres”, explican sus realizadores.

¿Podemos hacer algo?

Amnistía Internacional defiende que sí. Para ello promueve el reciclaje de los móviles usados, que sirve a la vez “para reducir la demanda de componentes como el coltán”, asociado a los conflictos armados y también al trabajo infantil; para reciclar sus elementos respetando el medio ambiente, o para recaudar fondos que contribuyan a la defensa de los derechos humanos.

Consumo responsable tecnologíaEntregando los móviles usados se obtiene una compensación económica, con la opción de donar una parte o su totalidad a una ONG como la mencionada u otras como Intermon Oxfam.

Con ello, además de reducir la extracción de minerales en condiciones humanas más que dudosas, se evita la destrucción de valiosos bosques tropicales, como explicó la conocida etóloga Jane Goodall en una visita a Barcelona a raíz del evento Mobile World Congress. Su campaña Movílizate por la selva es otro de los proyectos a los que se puede donar el valor de un teléfono usado, en este caso para contribuir a iniciativas de conservación de la naturaleza.

Por su parte, Acción Contra el Hambre ha lanzado recientemente la campaña Movilsolidario. En cooperación con una organización para el tratamiento del síndrome de Sanfilippo -una de las denominadas “enfermedades raras”, que ocasiona una degeneración grave del sistema nervioso central en niños-, la iniciativa cede “el 100 % del dinero obtenido a la lucha contra el hambre y la investigación médica”.

Móviles en positivo

Acciones así reducen los impactos negativos de los teléfonos móviles, que como también recuerdan desde Amnistía Internacional pueden ser “una poderosa arma para defender los derechos humanos, en cualquier momento y desde cualquier lugar”, y nos permiten contribuir, por ejemplo, a una difusión rápida de las injusticias.

Muchos residuos electrónicos occidentales se acumulan en vertederos de otros países

Muchos residuos electrónicos occidentales se acumulan en vertederos de otros países (fotograma de Comprar, tirar, comprar)

Por otro lado, además de asegurarnos de que los aparatos usados tienen un destino más racional, para que el impacto de los móviles sea sobre todo positivo, hace falta algo más. Como indica en su blog Dídac López, cliente de Triodos Bank, “se estima que el usuario español cambia de móvil, como media, cada 18 meses”,  algo que por si solo puede hacer que nos preguntemos si es realmente necesario. Más aún al saber cuáles son los costes humanos y medioambientales de su producción, a veces menos conocidos que los detalles técnicos o estéticos del último modelo.

¿Ha llegado la hora de extender el consumo responsable también a la forma en que nos comunicamos?


¿Qué opina sobre "Móviles: reciclaje solidario"?

Introduzca un comentario

Por favor, introduzca su nombre

Matías Hace 7 años

El consumo descontrolado siempre lleva a estas locuras, lo que prima es el bueno, bonito y barato, y cómo se produzca u otros detalles ya…

Reciclaje de móviles, opción menos criminal Hace 7 años

[…] Reciclaje de móviles, opción menos criminal […]

Daniel Hace 7 años

Realmente se pone la piel de gallina con todo lo acontecido y sigue aconteciendo en el Congo. Mis estudios y trabajo están relacionados con el mundo tecnológico. Debería difundirse esta información y concienciar al mundo sobre el reciclaje de móviles, al igual que ha ocurrido con el reciclaje de papel, vidrio y plástico. Gracias a la tecnología hemos conseguido avances en diversos campos, pero no nos hemos preocupado por el impacto que supondría. El análisis de riesgos de los avances tecnológicos no puede desencandenar estos atrasos en el mundo. Quizás sea por que no hemos realizado bien dicho análisis y simplemente nos hemos preocupado de mejorar sin preguntarnos que precio supondría en un futuro.