Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Lindy hop: bailando se quitan las penas

Big South | Triodos Bank
Pablo Sánchez y Julia Rodríguez, de Big South

¿Sabe qué es el lindy hop? Heredero del charlestón, este baile a ritmo de swing tiene cada vez más adeptos. En Madrid ya son 9 los espacios para aprender a bailarlo y en toda Cataluña casi 20, según la Asociación de Swing de Barcelona.

Uno de esos lugares donde se puede aprender lo encontramos en el corazón de Madrid, entre las paredes de la escuela Big South.

El lindy hop mejora la relación entre las personas y estimula actitudes y aptitudes como la solidaridad, la fraternidad o la autoestima”, señalan sus promotores, Pablo Sánchez y Julia Rodríguez, dos apasionados del lindy hop que han hecho de este baile su estilo de vida.


Ellos, además, explican a sus alumnos su historia. Se popularizó durante la Gran Depresión  entre la población afroamericana del barrio neoyorquino de Harlem, llegando a convertirse en un símbolo de la igualdad por los derechos civiles y en un estandarte contra la opresión. “Es fundamental vincular el baile a una parte del ser humano tan fundamental como la cultura”, explican desde Big South, proyecto que ha contado con financiación de Triodos Bank.

Más bailes con raíz

Precisamente preservar la identidad cultural es lo que fomentan también desde la Federació Sardanista de Catalunya. “Nacimos con la necesidad de situar la sardana en el lugar que le corresponde”, dicen desde esta federación que aglutina en la actualidad a más de 300 entidades. Para ello, realizan concursos y eventos en los que animan a bailar a pequeños y mayores esta danza tradicional catalana que se baila en grupo, en círculo y con las manos unidas.

Museo Baile Flamenco

Actuación en el Museo del Baile Flamenco en Sevilla

Otro de esos bailes atemporales es el flamenco, con miles de seguidores en todo el mundo. Vinculado a Andalucía, donde se originó en el siglo XVIII, goza de una enorme popularidad en países tan distantes como Japón o Costa Rica.

Para aprender a bailarlo, para disfrutar de espectáculos y también para entrar en contacto con su historia, encontramos en Sevilla el Museo del Baile Flamenco, puesto en marcha por la bailaora Cristina Hoyos, y que al igual que las iniciativas anteriores ha contado con financiación de Triodos Bank. “El museo supone una manera de hacer algo por y para el baile, que me lo ha dado todo en la vida”, afirma.

Flamenco, lindy hop o sardana son sólo tres propuestas para activar el cuerpo y levantar el ánimo. Y para entender que bailar también es cultura.

¿Se anima a aceptar este baile?