Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Alimentación ecológica

Pizzería La Cúpula utiliza ingredientes ecológicos

¿Quiere disfrutar comiendo fuera sin renunciar a consumir alimentos saludables y obtenidos de forma sostenible? En este artículo intentamos ponérselo más fácil con ejemplos de restaurantes ecológicos, o que incorporan estos alimentos en su oferta, que han contado con financiación de Triodos Bank y otras sugerencias.

Cada vez más restauradores apuestan por ello, con ejemplos tan ilustres como la chef Carme Ruscalleda, con seis estrellas Michelín. Pero, en contra de lo que a veces se piensa, comer en un restaurante ecológico no es necesariamente caro. Ni tampoco es correcto que se trate exclusivamente de una alimentación vegetariana, otra percepción habitual pero errónea.

Opciones a la carta

La cafetería restaurante Terral, en Madrid, o el vegetariano El Berenjenal, en Valladolid, que ofrecen menús diarios a precios asequibles, son dos ejemplos de restauración con alimentos ecológicos al alcance de casi todos los bolsillos.

Asimismo, huye de las etiquetas otra opción en Madrid, en Las Matas. Se trata de La Cúpula, una pizzería que utiliza ingredientes ecológicos y cuenta con un amplio surtido de variedades, igual que una pizzería tradicional.

Destacan también puntos de restauración ecológica donde podemos aprovechar para hacer la compra o realizar otras actividades. Es el caso de Dara Feeling Food, en Las Palmas de Gran Canaria, o Ecocentro, en Madrid, que son al mismo tiempo restaurante y tienda de productos ecológicos. O del original café-taller Qué viene el lobo, en Valencia, un lugar de ocio infantil con servicio de restauración que incluye alimentos ecológicos, el centro cultural Asociación El Cotaller, en Puerto Real, Cádiz, o Bionèctar, un restaurante ecológico vinculado a un centro de yoga y meditación, en Girona.

Además de servir alimentos ecológicos, que garantizan una agricultura o ganadería al margen del uso de productos como los pesticidas, algunos restaurantes optan también por los menús de proximidad. Como Kimpira, en Valencia, y el restaurante del centro cultural Espai Gaeta, en Sagunto, que intentan contribuir al desarrollo de la economía local.

Por otro lado, para encontrar otros restaurantes ecológicos cerca de usted, puede ser de utilidad consultar el directorio de Ecoagricultor, que recoge opciones en toda España o, por ejemplo, estos listados de sugerencias específicas en Madrid y en Barcelona del proveedor online de alimentación ecológica Mumumio.

Cocina saludable y sostenible dentro y fuera de casa

Setmana Bio

Semana temática, hasta el 4 de mayo, con un amplio programa de actividades gastronómicas ecológicas en Cataluña

La I Setmana Bio, que se celebra hasta el 4 de mayo en Cataluña con propuestas como menús ecológicos especiales en 13 restaurantes colaboradores, o el reciente nacimiento de Cocineros en red, una comunidad de profesionales por una restauración más sostenible que impulsa el chef vitoriano Josean Merino, son dos buenas muestras del auge de una nueva forma de entender la alimentación.

Algo que también se extiende a nuestras cocinas. “Defiendo una alimentación sana y natural pero no puedo resistirme a unas cookies recién hechas”, lanza María del Mar, la autora del blog Cocina alternativa, que nos anima a comer mejor difundiendo recetas e ingredientes sanos y apetitosos, o proponiendo ideas sencillas como hacernos con un wok para cocinar más verdura, de forma rápida y práctica. En esta línea, la revista digital en catalán Ets el que menges (Eres lo que comes) quiere ser también una guía para disfrutar de la comida pero de forma más consciente.

Desde la revista constatan cómo cada vez más estudios científicos consideran la alimentación como principal causa de buena parte de los problemas de salud. Pero, como sugieren, “también hay buenas noticias: si lo que comemos es la causa de algunas de las enfermedades más frecuentes que sufrimos, sólo hay que cambiar nuestros hábitos alimentarios para mejorar sustancial y radicalmente nuestra salud”.