Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Solardomésticos: cocinar con el sol

¿Sabía que se puede cocinar con el sol? Como muestra una entrada de El Correo del Sol, pioneros como el experto en “solardomésticos” y empresario Manolo Vílchez han desarrollado cocinas de diversos tamaños, ollas que retienen el calor y secadores de frutas y verduras, demostrando que “podemos cocer, freír, asar u hornear” con energía solar.

Dulce sol (imagen de una demostración con horno solar)

Dulce sol (imagen de una demostración con horno solar)

Algunas iniciativas demuestran que se trata de algo más que un experimento. Lola Puig, del Hotel Restaurant El Fort, en Ullastret (Girona) nos explica que, desde la primavera, utilizan el horno solar para preparar platos. Y en verano, lo hacen a diario. La promotora de este restaurante ecológico con financiación de Triodos Bank indica que les sirve para hacer casi de todo: sopas, verduras, carnes, pescados e incluso el baño maría para realizar sus propias conservas.

Pero la motivación principal para usar estos “solardomésticos” va más allá de la cocina.


“La gente también viene a comer sol”

Desde El Fort explican que su horno solar “también sirve para hacer difusión de que tenemos otros recursos y no los utilizamos”. Puig empezó a emplearlo “hace 9 años en casa” y que, “como está a la vista, la gente hace muchas preguntas y de alguna forma también viene a comer sol”.

Otro ejemplo de que la sostenibilidad está en los detalles es que el restaurante espera contar este verano con otro “electrodoméstico” armonioso con el entorno. Es una nevera cerámica, útil para mantener algunos alimentos en el exterior y al fresco sin consumir electricidad. Su funcionamiento es sencillo. La propiedad aislante del material lo convierte en una especie de tradicional cántaro, pero de mayor tamaño.

Con huerta ecológica propia y cocina solar, en El Fort alimentos y energía de proximidad van al plato

Con huerta ecológica propia y cocina solar, en El Fort utilizan alimentos y energía de proximidad

Volviendo a las cocinas solares, para Vílchez “son instrumentos de servicio pero con un componente pedagógico”, porque “cocinar con energía solar, con buen tiempo y con los amigos cerca contribuye a entender el cambio de modelo energético”. Este emprendedor, que comparte su entusiasmo desde el blog En ruta solar, le ha contagiado la pasión a cocineros como José Andrés, que pudo comprobar su especial utilidad en países en desarrollo.

Una alternativa a la pobreza energética

¿Aún piensa que las cocinas solares son solo algo ingenioso? Una iniciativa de alcance internacional, la Alianza Global para las Cocinas Sostenibles, que cuenta con el apoyo de Naciones Unidas, también promueve estos útiles para facilitar la cocina de alimentos en territorios aquejados por la falta de recursos económicos y, en particular, por pobreza energética.

“No puede ser que en el siglo XXI estemos todavía con un tercio de la población humana sufriendo por no tener acceso cómodo a sistemas de procesado de alimentos. Una cocina solar es un instrumento auténticamente eficiente, de enorme servicio en lugares con pobreza energética y falta de combustible o dónde este es muy caro. Hay que tener en cuenta que en Puerto Principe, en Haití, la energía para cocinar cuesta 10 veces más que en Madrid”, remachaba en una demostración práctica Manolo Vílchez.


¿Conoce otras iniciativas vinculadas con las cocinas solares o con prácticas sencillas para cocinar de forma más sostenible? Le animamos a compartirlas con el resto de lectores en los comentarios.