Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar su navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

¿Cuántas botellas de plástico se necesitan para hacer una camiseta?

¿Y cuántas sandalias se pueden fabricar a partir de un neumático? ¿O cuántos bolsos, zapatillas o anoraks se elaboran con las redes de un pesquero? Algunas iniciativas han llevado la innovación a la moda para que el vestir no esté reñido con proteger el medioambiente. Los resultados están más cerca de lo que pensamos.

“Una camiseta pesa alrededor de medio kilo. Su tejido puede estar compuesto de un 50% de poliéster y otro 50% de algodón reciclado. Para esa cantidad de poliéster harían falta cuatro botellas de plástico de medio litro”, contesta Alfredo Ferre, CEO de Hilaturas Ferre, a la primera de las preguntas. Y en su respuesta calcula los materiales que producen o comercializan en su empresa, siempre preocupada por la sostenibilidad de su modelo de negocio.

Ecoalf - Triodos Bank

Hilaturas Ferre es una compañía textil alicantina especializada en la confección de tejidos a partir de fibras recicladas. En materia de beneficios para el medio ambiente, su propuesta ofrece varias ventajas: reutiliza algodón de prendas desechadas con un ahorro considerable de agua y productos químicos para tintado, ya que los tejidos se fabrican a partir de fibras previamente seleccionadas por colores.


I+D+Moda

Una de las líneas de actividad de esta empresa es Recover. Esta marca se caracteriza por usar poliéster proveniente de botellas de plástico mezclado con algodón reciclado para elaborar las telas.

“Compramos la fibra de poliéster en otros mercados en los que algunas empresas transforman los plásticos”, explica el máximo responsable, que señala la participación de su departamento de Innovación en el proceso: “Al principio el poliéster reciclado no se comportaba bien. Hemos hecho muchas pruebas y compartido los resultados con los proveedores para mejorarlo. Más de un año buscando la calidad necesaria”. El refinamiento de sus hilos, su calidad y su tacto ya permiten que se utilicen en el mundo de la moda cuando hace 15 estaban acotados al textil hogar.

La inversión en I+D tiene traducción en cifras. Durante 2016, Recover produjo hilos en los que se habían reciclado 4,3 millones de botellas de agua de plástico de medio litro y su actividad total, incluyendo el algodón reciclado, ahorró alrededor de 7 millones de m2 en espacio en vertederos. En cuanto al CO2, se dejaron de emitir 59 millones de kilos. En la imagen inferior, otras cifras significativas, especialmente la referida a los litros de agua no contaminados.

 

Recover - Hilaturas Ferre


De la pesca a una cazadora sin vagar por el océano

Otro proyecto referente en moda sostenible es Ecoalf, con sede en Madrid. Ellos responden a las otras dos preguntas adelantadas. A partir de un neumático normal se pueden fabricar hasta 10 pares de sandalias. En cuanto a las redes de pesca, los números hablan de dimensiones: para 1 m de hilo de nylon hacen falta 135 g de redes. Y hasta la fecha, esta empresa ha reciclado 80 toneladas.

En ambos casos, los procesos que desarrolló Ecoalf para reaprovechar estos tipos de residuos tuvieron en cuenta no solo llegar a un resultado final válido sino alcanzarlo con la mínima contaminación posible. El secreto del calzado a partir de las ruedas está en convertir el caucho en polvo, tras haber eliminado previamente el metal y otros productos químicos, y convertirlo en sandalias mediante técnicas de presión de calor que eviten el uso de pegamentos.

Han tardado años en recorrer este camino, y en la investigación necesaria han contado con la ayuda del Centro Tecnológico del Calzado de La Rioja, pero el producto se comercializa y se puede comprar en su página web. Lo primero que llama la atención en ella es la elección del material. Si uno se quiere comprar una chaqueta, puede filtrar los diferentes modelos por botellas, botellas del mar Mediterráneo o redes de pesca.

Respecto a lo último, comentan: “El mejor nylon del mundo es el de las redes de pesca. Los pescadores las cambian cada 2 o 3 años. Se recogen en varios puertos y seleccionamos la calidad que necesitamos. Utilizamos las redes de pesca para hacer nuevos tejidos”. Y mientras lo hacen, ahorran emisiones de CO2 y petróleo: cada tonelada equivale a las expulsadas por un coche en 9.800 km a 955 kg de petróleo.

Skunkfunk o el enfoque global sobre sosteniblidad

“Mi nombre es Mikel Feijoo Elzo, soy el fundador de Skunkfunk y estamos aquí hoy porque es el Día de la Tierra. Para mí todos los días lo son, pero está bien que hagamos una declaración en un día concreto”.

Así comienza el máximo responsable de Skunkfunk un vídeo publicado con ocasión del Día de la Tierra. Y esta convicción se aplica a toda la marca que, por cierto, también elige la sostenibilidad en sus decisiones económicas al trabajar con banca ética.

La empresa que dirige cree en una industria “respetuosa desde la mesa de dibujo hasta el final del ciclo de vida de nuestras prendas”. Esto se traduce en, por ejemplo, “utilizar cada centímetro de tejido sin generar desperdicios, usar fibras de bajo impacto ambiental, respetar a las personas y al planeta” o solo trabajar con cajas reutilizadas, bolsas de plástico biodegradable o etiquetas imprimidas en algodón orgánico reciclado.

Entre sus iniciativas hay una que llama especialmente la atención, la organización de encuentros en sus tiendas para que sus clientas intercambien prendas Skunkfunk como manera de renovar el armario sin tener que adquirir nada nuevo.

¿Dónde encontrar moda sostenible?

Ecoalf - Triodos BankEn España, Slow Fashion Next intenta, desde hace 5 años, crear un movimiento que promueva una moda diferente, consciente de los recursos limitados del planeta. Su motivación es “reinventar el sector de la moda y transformar sus impactos en una herramienta de cambio positivo social y medioambiental”. Y para pasar de la teoría a la práctica, organiza jornadas, diseña e imparte cursos y talleres y ha creado, por ejemplo, un directorio de tiendas, empresas e iniciativas de moda sostenible, gracias a una campaña de crowdfunding.

La intención de Gema Gómez, la fundadora, es que este listado sea “el punto de referencia para todos los ciudadanos que quieran informarse de cómo y dónde consumir moda que cuida el medio ambiente y a los trabajadores”. Para ello, según sus propias palabras, el objetivo es “reunir en un solo lugar a todas las marcas de moda sostenible que son la alternativa a una industria convencional que contamina nuestro entorno y en muchas ocasiones no ofrece condiciones de trabajo dignas a sus trabajadores”.

El servicio de Consumo Responsable de Triodos Bank ofrece otra posibilidad para localizar comercios de moda sostenible que, además, han elegido banca ética para sus necesidades financieras. Tanto en la página web como en la app móvil, basta con marcar en el filtro Mundo sostenible y luego Moda y complementos sostenibles para que aparezcan en la lista de resultados. Si se hace desde el móvil se mostrarán, además, geolocalizados según el lugar en el que se encuentre el usuario.