Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Subirse por las ramas: ocio sostenible y original para Semana Santa

En un país que, según la fábula, se podía cruzar saltando de rama en rama, saltar por los árboles es una experiencia de ocio sostenible cada vez con más adeptos.

Si esta Semana Santa no tiene plan, los parques de aventura en los árboles se han constituido como una alternativa firme y sostenible para un público que busca iniciativas de ocio al margen de lo convencional. Dentro del bosque, el atractivo está en la propia naturaleza y la única maquinaria que se necesita para poner en marcha la diversión es la energía de uno mismo.

parques de aventura

Actividad de aventuras en los árboles en Llanes, Asturias

Uno de los ejemplos que ilustra esa forma de ocio es Selva Asturiana.


Ocio con causa: de escombrera a oasis medioambiental

En 2015 y con financiación de Triodos Bank abrió sus puertas este proyecto cuyos primeros pasos comenzaron un par de años antes, con la recuperación ambiental de una zona de acentuada orografía y diversidad de especies vegetales y animales. Todo ello constituye un reducto selvático cerca de Llanes donde se salta en tirolinas, se vuela sobre un lago o se practica el tiro con arco.

La creación del proyecto vino de una idea romántica: “El recuerdo de un antepasado de los dueños de los terrenos que había trabajado de muy joven en la mina que allí se explotaba y que hoy está cubierta de agua”, explica Juan Vicente Guitián, responsable del parque. “Cuando comenzamos a desarrollar el proyecto fuimos buscando similitudes a nuestras ideas de cuidado de la naturaleza”, evoca mientras recuerda su primera toma de contacto con Triodos Bank: “La gran sorpresa fue que nos entendimos a la primera”.

La presencia de Selva Asturiana ha supuesto una importante mejora del terreno, que antiguamente era utilizado como una escombrera. El responsable recuerda cómo “estaba a rebosar de todo tipo de desechos, por no contar las cubas de purines que se limpiaban allí”. El bosque era prácticamente una “despensa de leña” donde se talaban árboles “de manera indiscriminada”.

Ahora los cuidados del terreno, que pertenece a la familia Guitián Díaz, son constantes. “Nuestra filosofía se basa en cuidar, mantener y respetar lo que la propia naturaleza nos ha regalado y lo mostramos a nuestro público para que lo disfrute racionalmente”, sostiene. Las tareas de mantenimiento, poda, limpieza y repoblación que se llevan a cabo han hecho del lugar un hábitat mejor para las especies que viven allí.

“La fauna sigue en libertad, tal como estaba”, explica Guitián haciendo hincapié en que no hay barreras que impidan su tránsito habitual. Hay ardillas, un pozo con tritones, libélulas, zapateros e incluso corzos y jabalíes. “Enseñamos las huellas que dejan a su paso y ofrecemos visitas guiadas para conocer mejor lo que hay dentro del bosque”, indica también.

El lugar para divertirse e irse “con los pulmones limpios”

La Asociación Española de Parques de Aventura enumera en nuestro país 31 asociados en esta modalidad del entretenimiento. Todas las actividades que se desarrollan en lugares como este implican diversión, emoción y adrenalina. Constituyen un reto para el que las realiza y ofrecen alternativas diferentes a las habituales: hay naturaleza, entretenimiento, calma y afán de superación, tal y como enumera Guitián.

Pero que nadie crea que Selva Asturiana es un parque de atracciones. “La naturaleza no es un circo”, advierte su responsable. En esta selva no hay más ruidos que las risas o los cantos de los pájaros ni elementos ajenos al entorno más allá de los imprescindibles. Y cuando el visitante acaba su jornada, se lleva consigo “los pulmones limpios, la sensación de haberse superado a sí mismo y el descubrimiento de un lugar diferente en el que la aventura es más placentera”.

El proyecto, en suma, ofrece una alternativa sostenible al parque de ocio habitual. No hay maquinaria industrial, pero tampoco excusa para no divertirse. “Nuestro parque aéreo está integrado entre los árboles autóctonos y hay veces en las que la frondosidad rodea a quien pasea por los puentes o se desliza en la tirolina”, indica uno de sus promotores.

Para encontrar más opciones de diversión con valores

Son todos ingredientes perfectos para una Semana Santa diferente. La financiación de Triodos Bank ha contribuido a la puesta en marcha de más proyectos de ocio sostenible. En nuestra web puede conocer otras historias financiadas en este sector y encontrar la alternativa  que más se adecue a su gusto.