Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Acordes por la convivencia

Millones de personas disfrutan de la música en directo. Pero, ¿qué obtienen aparte de pasar un buen rato? ¿Y qué importancia social tienen estos encuentros?

concierto


“Crecimiento personal a través de manifestaciones colectivas culturales”, tal como lo cree Xavier Fortuny, presidente de la Casa de la Música del Gironès. O, expresado de otra forma, también en sus palabras: “Un paso más en pos de la felicidad humana”.

La red Cases de la música fomenta la creación de nuevos públicos y la diversidad cultural en la oferta musical

Esta entidad cultural que trabaja con banca ética, con financiación para su escuela técnica del espectáculo (ETECAM), busca dinamizar el sector.

Es miembro de la red Cases de la música, una iniciativa público-privada con 5 sedes en Cataluña y reconocimiento europeo que impulsa desde la formación homologada de músicos hasta la creación. Así como la promoción de una agenda de conciertos en salas emblemáticas.

casa de la música

Cuando solo había música en directo

“Al principio, el arte de la música solo se concebía en directo, en un acto absolutamente comunicativo en el que se compartía cultura, conocimientos, sensibilidad y emoción y se creaba empatía respecto al acto musical”, comenta Fortuny.

Los tiempos han cambiado y la tradición oral ya no juega el papel de único vehículo de transmisión cultural, pero algo queda: “La demanda de conciertos por parte de la sociedad va en aumento, así como la oferta existente”, anuncia, “aunque se ve laminada por la situación económica”.

Su labor también se encamina a lograr un acercamiento efectivo de la cultura a los jóvenes y crear nuevos públicos. Es decir, fomentar una cantera que permita que el número de espectadores de conciertos continúe creciendo en el futuro. También busca promocionar la “diversidad cultural en contra de la uniformidad que persigue el mercado”.

Música viva y que convive con los vecinos

“El objetivo a perseguir es el del equilibrio y el consenso”, reflexiona Fortuny al respecto. “Pretender vivir en silencio y soledad en medio de los espacios vitales de convivencia es una falacia. Debe de haber espacio para todos y una utilización por todos, desde el respeto mutuo”, finaliza convencido.

Convivencia y cohesión son dos conceptos muy presentes en cada tarea que lleva a cabo esta fundación. “La catarsis colectiva que representan los conciertos en directo es un elemento muy importante en la formación de valores y en el hábito de compartir afinidades”, reflexiona el presidente del Patronato, también director del sello musical RGB.

“Debe de haber espacio público para todos y una utilización por todos, desde el respeto y la voluntad de convivencia”

Estos encuentros públicos, desde su percepción, “contribuyen de forma decisiva y constante a la cohesión social y el respeto a la diversidad”. Esto, una vez conseguido, contribuye a “una sociedad saludable, a través del conocimiento, la creación y la comunicación”.

¿Y cuál es la salud de este proceso? “El sector se encuentra en un momento delicado por la situación económica y por la presión fiscal”, analiza el director de RGB. Pero la oferta de conciertos no para de incrementarse. A este hecho contribuyen varios factores, pero dos principalmente.

Por un lado, el apoyo de los espectadores.  En la otra cara está “el espíritu de lucha” de los músicos, promotores y resto de activistas culturales. “Se intuye un tránsito hacia la normalización de la industria, que de alguna manera pueda equipararse a cómo se encuentra la música en directo en Europa”, comenta Fortuny.

Imágenes: Fundació Privada Casa de la Música del Gironès