Utilizamos cookies propias y de terceros para personalizar tu navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Leer más.

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close

Viaje entre olivos milenarios y aceite ecológico

¿Sabía que cuando los romanos cruzaron el Ebro, viendo los campos de olivares adyacentes, bautizaron el lugar como Oleum Flumen, o río de aceite?

La cuna de este producto mediterráneo, la aceituna y el olivo, encierran un mundo que fascina a entendidos y profanos.

Los curiosos aún pueden visitar olivos milenarios, como los dos centenares que se conservan en Ulldecona (Tarragona) y aprender más a través del denominado oleoturismo. Cada vez más productores permiten acceder a sus almazaras para mostrarnos cómo se obtiene el oro líquido, la expresión que utilizó Homero ya en el siglo VIII a.C. para referirse al aceite. Incluso es posible participar en talleres de cata de aceites como actividad de ocio.

Para apreciar mejor el valor del buen aceite y descubrir más curiosidades, en esta entrada viajamos de la mano de  diversos productores de aceite ecológico que han contado con financiación de Triodos Bank.


Aceites ecológicosUno de los mejores aceites del mundo

Empezamos en Córdoba y Toledo, donde los olivares de la familia Valderrama dan lugar a aceite de oliva virgen extra desde 1853. “El secreto reside en atrapar y embotellar el espíritu del campo en un abrir y cerrar de ojos”, explican. O, dicho de otra forma, desde que recolectan la aceituna hasta que la molturan en la almazara y extraen el aceite pasa menos de una hora.

Su aceite ecológico y producto estrella Óleum del Molino fue distinguido entre los diez mejores del mundo por Biofach 2012, feria ecológica de referencia a nivel internacional, y es un hito más en su proceso de conversión total hacia la agricultura ecológica.

Sabor y ecología probados

Entre los pioneros de la producción ecológica en los años 80 estuvo la almazara cordobesa Alcubilla 2000. Belén Luque, su directora financiera, explica que aquella fue “una época realmente difícil para explicar un concepto entonces revolucionario” como el de la alimentación ecológica.

Hoy, bajo la marca Luque se sirve un aceite que quiere seguir marcando la diferencia por su cuidado medioambiental. “Hacer más de 8 kilómetros en vuestro coche ya emite más CO2 que todo un litro de aceite de oliva Luque”, aseguran en esta almazara que utiliza energía solar fotovoltaica en sus instalaciones, calcula sus emisiones de CO2 e informa al respecto en las etiquetas de las botellas.

Cooperativa olivareraAceite ecológico y economía rural sostenible

En Granada, los estatutos de la cooperativa olivarera La Flor de la Alpujarra marcan una condición. Al menos una parte de la producción de cada unos de sus socios debe ser ecológica y estar certificada.

Para estos productores,  es esencial que “la tierra siga siendo cultivada por los agricultores que piensan que el medio rural debe ser protegido y conservado, aprovechando sus recursos de una manera sostenible y dentro de una perspectiva agroecológica”. Al mismo tiempo, su apuesta es ser “una plataforma de transformación social y económica para la región, basada en un pago digno a sus proveedores según los precios que encuentre en el mercado”.

De las aceitunas, mil aplicaciones

Biomasa con huesos oliva

Como en el caso del vino ecológico, la producción de aceite ecológico es, además de un sector que combina creación de riqueza y protección ambiental, una actividad aún con un significativo potencial de crecimiento a nivel internacional según los especialistas.

En este sentido, Triodos Bank ha otorgado financiación a otros productores de aceite ecológico como Labranza Toledana (aceite Umbría Oretana), única almazara con certificación ecológica en la DO Montes de Toledo. O, en Jaén, a Aceite y Energía Salfharat, productores del aceite Flor de Segura.

Pero de las aceitunas y, en particular, de su hueso es posible obtener muy distintas aplicaciones además del consumo alimenticio. Los huesos de aceituna son una fuente de energía sostenible, materia prima para obtener productos cosméticos naturales o, incluso, útiles por su capacidad para descontaminar aguas residuales, según un estudio de la Universidad de Granada.

¿Dejarán algún día de sorprendernos los frutos del olivo milenario?


¿Qué opinas sobre "Viaje entre olivos milenarios y aceite ecológico"?

Introduce un comentario

Por favor, introduzca su nombre

+ Mostrar los 5 comentarios

xavi Hace 7 años

Ostres, quines ganes d’anar a descobrir les oliveres mil·lenaries d’Ulldecona! : )

¿A qué cursos me apunto? Este año será diferente Hace 7 años

[…] nuestros horizontes a través de actividades lúdicas y de aprendizaje este otoño. Desde un taller de cata de aceites, para educar el paladar, a un taller de introducción a la lengua de signos, para comunicarse con […]

Crecen las cifras del consumo comprometido | Blog Somos Triodos Hace 7 años

[…] según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Destacan sectores como el del aceite ecológico, con casi un 27 % más de molinos productores en solo un […]

Crecen las cifras del consumo comprometido | Blog Somos Triodos Hace 5 años

[…] según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Destacan sectores como el del aceite ecológico, con casi un 27 % más de molinos productores en solo un […]

¿A qué cursos me apunto? Este año será diferente Hace 5 años

[…] nuestros horizontes a través de actividades lúdicas y de aprendizaje este otoño. Desde un taller de cata de aceites, para educar el paladar, a un taller de introducción a la lengua de signos, para comunicarse con […]


+ Mostrar los 5 comentarios